Juan Gelman revela detalles de su Poesía reunida

Juan Gelman revela detalles de su Poesía reunida

gelmanEl poeta argentino Juan Gelman, de 82 años, acaba de reunir toda su poesía en un solo volumen. Veintinueve libros, que van desde su primer poemario “Violín y otras cuestiones” hasta “El emperrado corazón amora”, de 2010. Miles de palabras como símbolo de supervivencia y de resistencia.

Un libro de más de mil 300 páginas, con el título dePoesía reunida, publicado por Seix Barral, que está alimentado por una larga vivencia y memoria, el conocimiento del dolor, la dictadura, el exilio o el amor, pero sin furia o palabra utilitaria o social, porque, en opinión de Gelman (Buenos Aires, 1930), “la palabra es insurgente solo cuando toca el corazón”.

“La palabra es una forma de resistencia por el mero hecho de existir, y, ahora que estamos en una época terrible, se podría correr el peligro de que ocurriera como pasó en América Latina o cuando triunfó la revolución en Cuba, cuando, en ocasiones, la palabra se convirtió en panfleto”, explica el poeta en una entrevista telefónica.

En este sentido, Gelman, afincado en México desde hace años, reconoce que está de acuerdo con Paul Eduard, quien cuando estalló la guerra de Corea en 1950 y los poetas comunistas franceses le preguntaron porque no había escrito protestando, él contesto que solo se podía escribir cuando las circunstancias externas coincidían con las del corazón.

Y es que Juan Gelman, premio Cervantes, Reina Sofía de Poesía, entre otros muchos galardones, ha conocido de cerca el dolor, con una vida laberíntica, especialmente bajo las garras de la dictadura militar argentina, con su exilio, la desaparición de su hijo y su nuera embarazada. Hace pocos años recuperó a su nieta. Pero ese dolor siempre lo convertió en ternura.

“Se suele ser revolucionario en el modo de la rabia: Juan Gelman lo es sobre todo en el modo de la ternura”, dice Jorge Riechamn del autor de Gotán o Cólera buey.

Una vida muy creativa y prolífica la de Gelman. Una vida con una gran obra gracias a esa sensación de insatisfacción que dice que le persigue.

“Creo que es la insatisfacción -aclara- la que me sigue haciendo escribir, porque sigo persiguiendo a la ‘señora’ (la poesía) porque no logro alcanzarla ni por la cola”, asegura con humor este escritor que ha estrujado el lenguaje llevado la palabra poética hasta las cuerdas. Ha volteado el lenguaje creando neologismos y “verbalizado” sustantivos.

Todo ello para ampliar la posibilidad del lector, aunque añade que “los limites de la lengua no son visibles pero existen”.

Poesía reunida, de Gelman, que no es su último trabajo porque el autor acaba de terminar un poemario bajo el título Hoy, incluye el prólogo que escribió Julio Cortázar en 1981.

Queda así toda una vida abrochada en estas cientos de páginas que a su autor le provocan una cierta insatisfacción. “Uno se mueve todo el tiempo y se siente en otro punto cada vez. Ahora miras y ves que lo que hiciste años atrás no refleja este momento, aunque también hay que decir que uno escribe siempre lo mismo pero de manera diferente”.

“La definición de Sor Juana Inés de la Cruz es muy acertada. Ella habla de una continúa espiral sujeta al viento de los tiempos; y en realidad, uno escribe sobre pocas cosas, que son obsesiones, y que a medida que pasa el tiempo se van viendo desde otro lugar de la espiral y eso exige nuevos modos de expresión”, recalca.

El escritor y periodista sostiene que la poesía es autobiográfica: “todo lo que uno vive se incorpora, pero como decía Proust, el que escribe es un desconocido que tenemos al fondo, y la experiencia de la vida despierta la imaginación y esa imaginación explora y busca su expresión”.

“La hora más feliz es cuando vivencia, imaginación y expresión se unen en un solo y apretado nudo. Esa es la experiencia más feliz”, concluye el escritor.

El emperrado corazón amora

El emperrado corazón amora

El emperrado corazón amoraLA ESTELA

DOS cuerpos jóvenes cavaron
una pared silenciosa del barrio
hace mucho tiempo. Ahí está
sin morir, pura, dialoga todavía
con la pasión.
En sus ladrillos quedó la diosa
que cuida vidas interiores,
se oyen los potros que
la galoparon una noche,
conocieron el todo de la nada
y la extrañeza de los cuerpos.
La centinela tiene
fuegos apenas recordados, ahorcaditos
en la sangre que vino después.
¿Adónde va el porqué desasido del cuándo? Pasaron la espada por
las manos que despertaban pechos,
noticias de ropas caídas.

OIGA, QUÉ SED

EN los diálogos del amor
caben substancias rotas, paisajes
que se olvidaron ser. El cuerpo
no recibe la luz superior,
tiene voces prestadas de
rostros que la
exactitud de la balanza abandona.
¿Qué hacen estas malezas
en el camino más difícil?
El hombre sin trabajo muere
en lo que dice, si nació
o no nació, papeles que
no esperan compañía.
Hay que sellar el viaje
del mundo a una nación
con las puertas cerradas siempre.

VESTÍBULOS

EN el vestíbulo del corazón
se alza una casa vieja
que el padre cerraba a llave cada noche.
El patio con helechos
amados por la madre, el carbón
de polentas repetidas, su luz
contra la oscuridad de ollas,
el cielo desplomado.
¿Quién romperá esa red?
¿Adónde se dirige?
¿Quién la tejió, qué hilitos
pusieron que atan todavía?
Su abismo más profundo es el más alto.
No romper sus mensajes con
cuchillos peores que la muerte.

VINOS

EL vino malo recuerda a la lengua
la rigurosidad de la locura,
o pensar en el cisne
salvado del diluvio, la pasión
por las distancias entre
la hora y su hora, palomares
donde aterrizan vientos, vidas,
el horno donde se
queman preguntas.
¿Adónde fuiste, pie descalzo?
En los nervios del cosmos asoman
lunas secretas de Tenochtitlán.
¿Quién lo olvida, quién olvida sus
espejos simples de la tierra?
La memoria tiene dos ojos, uno
perdido en copias de la sangre, otro abierto
a calles que el abajo les tiembla.
La sombra del pasado se ata
al pasado que no sucedió.
Condecoraron al olvido
por su actividad sin esencia.

DOBLES

LA palabra no tiene hospitales
que le curen el mundo.
Funciones naturales la hieren
y sacarla para darle otras copias
es romperla, romper
su documento de identidad. La gracia
que le sonríe en las ventanas dobles
contra su frío dice
que sus límites desordenan los
movimientos de la necesidad.
Suntuosa ley que arrastra
decisiones sin cuerpo.
En cada rostro es un
piano perdido.

ENTRESHIJO

LA mano sube y baja a la noche
sobre el ritmo del corazón.
Él sueña, qué, no sabe, pero
el sabor en la boca no miente
y el estampido del día
borra rostros. Cansado es
revertir nervios que funcionan
con el despliegue de los astros
y las obras sensibles.
Remolcan a cadena
la resurrección del calor y
los órganos internos del estar amoroso
sustituyen la falta con un puente
que va adónde.
¿Al caballo de Córdoba? La foto
da fe que galopó ternuras
con un niñito al lado.
La foto se quedó
y un espejismo de aguas lentas
deshace el orden cósmico hoy.
Decirlo en voz alta es un lugar
de la conciencia apenas
cubierto por substancias vulgares.

HAY

ARRIBA, léase
algo de estar bajo consuelo. Las
palabras y su naturaleza
traen caballos con sed.
¿A qué entrañas de su silencio escriben?
Su amor obra, la casa
donde viven no es demasiado.
La lengua
habla según amor que se le tiene.
Nadie sabe qué pasa
con un verbo que no se puede declinar
tan dedicado a su pasión.

Datos del libro

  • Nº de páginas: 304 págs.
  • Editorial: TUSQUETS EDITORES
  • Lengua: CASTELLANO
  • Encuadernación: Tapa blanda
  • ISBN: 9788483833322
  • Año edicón: 2011
  • Plaza de edición: BARCELONA
Bajo la lluvia ajena

Bajo la lluvia ajena

Bajo la lluvia arena

Bajo la lluvia ajena

«Cierro los ojos bajo el solecito romano. Pasas por Roma, sol, y dentro de unas horas pasarás por lo que fue mi casa, no llevándome sino iluminando sitios donde falto, que reclamo, que reclaman por mí. Los vas a calentar de todos modos, exactamente cuando de frío temblaré.»

Juan Gelman escribió Bajo la lluvia ajena en 1980, durante su exilio en Roma. Los textos que lo integran, componen un mosaico de agudas reflexiones sobre el destierro, la ausencia y el dolor. Elaboradas con igual sentimiento y hondura, las aguafuertes de Carlos Alonso confluyen en la obra de Gelman, forjando en su encuentro un testimonio que emociona por el esplendor de su lucidez. La obra está destinada a lectores y lectoras adultos.

«Escribo sobre un tema que no le gusta a nadie. / Tampoco a mí. / Hay temas que no le gustan a nadie». La cita preliminar del poeta chino Po I-po define las circunstancias personales de Gelman respecto de la historia que se dispone a contar; su primer fragmento comienza con un reconocimiento de las tensiones entre pasado y presente: «Es difícil reconstruir lo que pasó, la verdad de la memoria lucha contra la memoria de la verdad. Han pasado años, los muertos y los odios se amontonan, el exilio es una vaca que puede dar leche envenenada, algunos parecen alimentarse así». El poeta mira hacia adentro retratando su condición («Mis raíces están a miles de kilómetros de mí y no nos ata un tallo, nos separan dos mares y un océano»), y el pasado inmediato vuelve a golpear la memoria; en la carta a Paco Urondo, Gelman concluye el fragmento XXI con un párrafo que se repliega sobre sí mismo: «No me quiero morir en lugar tuyo, aunque a veces quisiera estar en tu lugar».

Sobre la Editorial.-

Libros del Zorro Rojo

Libros del Zorro Rojo

El libro ha sido editado por Libros del Zorro Rojo, editorial que se ha consolidado como una editorial de referencia en obras ilustradas.
Como dicen en su web:

“…En su catálogo infantil y en su catálogo juvenil-adulto subyace la firme voluntad de valorar al libro ilustrado como espacio de experiencias esteticas y literarias capaces de desarrollar la sensibilidad cultural y social…”

“…Con más de 90 títulos en su catálogo,Libros del Zorro Rojo es una editorial independiente que busca horizontes nuevos en la edición de obras Ilustradas.”

La web de Libros del Zorro Rojo tiene completa información sobre la editorial y sobre todo su catálogo, y recientemente han habilitado un tienda virtual para la venta directa de sus libro a través de internet.

Otromundo, antologia 1956-2007

Otromundo, antologia 1956-2007

A propósito del premio Cervantes, el Fondo de Cultura Económica a editado una Antología poética de Juan Gelman. La página del FCE puede darnos más datos sobre este libro y otros que se han reeditado aprovechando el tirón del Premio Cervantes.

Cada poema de Gelman es un tejido orgánico donde el último verso ilumina al primero, y el primero le confiere su densidad al último. En él sólo ocasionalmente hay mensajes, las afirmaciones que unen la esperanza y la desesperanza, pero sí se multiplican las señales, las frases inconclusas, los silencios a modo de síntesis y una larga conversación consigo mismo, donde el hipócrita lector es su hermano pero no su cómplice. Él, al que podría llamársele en algunos textos “biógrafo de las alegorías”, es un narrador austero y entrecortado, y es también un indagador metafísico, (“¿Tanto dolor que no se entiende es como/ tanto amor sin entender?/”), un evocador de trayectorias que nacieron epitafios, y de epitafios que profetizaron vidas como “sueños derrotados”, un poeta ferozmente político, un poeta del amor como la ecología del mundo, un seguidor del parto inacabable de las tradiciones, un “dilapidador de Dios”, ese poder absoluto armado de limitaciones, un seleccionador de fragmentos del diálogo entre el alma corpórea y el cuerpo espiritual.

Mundar

Mundar

Portada MundarEl prestigio literario de Juan Gelman. El poeta que desde los años cincuenta traza una cartografía personal y generacional, política y estética, radical e íntima, ha trascendido los umbrales del libro para convertirse en una manera de intervenir en el mundo. Sus maniobras sintácticas, su dicción alterada, autotraducciones, resonancias populares, dramáticas y panfletarias dan cuenta de una disconformidad, una lucha y un sentido de la belleza oblicuo, paradójico, que persiste en el tiempo.

(más…)

Obras publicadas de Gelman

Poesía

  • Violín y otras cuestiones (1956)
  • El juego en que andamos (1959)
  • Velorio del solo (1961)
  • Gotán (1962)
  • Cólera buey (1964)
  • Traducciones III. Los poemas de Sydney West (1969)
  • Fábulas (1971)
  • Relaciones (1973)
  • Hechos y relaciones (1980)
  • Si dulcemente (1980)
  • Citas y Comentarios (1982)
  • Hacia el Sur (1982)
  • Com/posiciones (1986)
  • Interrupciones I (1986)
  • Interrupciones II (1988)
  • Anunciaciones (1988)
  • Carta a mi madre (1989)
  • Salarios del impío (1993)
  • Dibaxu (1994)
  • Incompletamente (1997)
  • Valer la pena (2001)
  • País que fue será (2004)
  • Mundar (2007)
  • De atrásalante en su porfía (2009)
  • Bajo la lluvia ajena (2009)
  • El emperrado corazón amora (2011)

Antologías poéticas

  • Poemas, Casa de las Américas, La Habana, 1960. (Al cuidado de Mario Benedetti y Jorge Timossi)
  • Obra poética, Corregidor, Buenos Aires, 1975.
  • Poesía, Casa de las Américas, La Habana, 1985. (Prólogo y selección de Víctor Casaus)
  • Antología poética, Vintén, Montevideo, (1993). (Selección, prólogo y bibliografía completa de Lilián Uribe)
  • Antología personal, Desde la Gente, Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, Buenos Aires, 1993.
  • En abierta oscuridad, Siglo XXI, México, 1993.
  • Antología poética, Espasa Calpe, Buenos Aires, 1994. (Selección y prólogo de Jorge Fondebrider)
  • De palabra (1971-1987). Prólogo de Julio Cortázar, Visor, Madrid, 1994.
  • Oficio Ardiente (2005), Patrimonio Nacional y la Universidad de Salamanca.

Prosa

  • Prosa de prensa, Ediciones B, España, 1997.
  • Ni el flaco perdón de Dios/Hijos de desaparecidos (En coautoría con Mara La Madrid), Planeta, Buenos Aires, 1997.
  • Nueva prosa de prensa, Ediciones B Argentina, Buenos Aires, 1999.
  • Miradas, Seix Barral, Buenos Aires 2005.

Puedes encontrar alguno de estos títulos a través de internet en Amazón (enví­a a todo el mundo), para los residente en España un buen sitio para encontrarlos es la FNAC , el Corte Inglés o Casa del Libro, y por supuesto en la librerí­a de tu zona, siempre es preferible el comercio minorista, por trato, por que permanezcan ahí, cerquita y podamos tocar, mirar, sopesar los libros antes de comprarlos, como quien ronda un deseo­…